Los perritos son los animales más nobles y tiernos que puedan existir, por eso cuando alguien traiciona su confianza y amor es normal que tomen una actitud de indiferencia y hasta de coraje, justo como lo que hizo este lomito.

Casi todos los días Bret Mortimer conduce un largo rato para llevar a su perro llamado Fritz al parque local. Es normal que él se emocione una vez que sube al auto, incluso conoce el recorrido; sin embargo esta vez fue diferente, estaban por ir al veterinario, por eso le aplicó “la ley del hielo” a su dueña.

Es difícil aceptar que te cambiaron el rumbo

Bret había esta leyendo varios artículos sobre la importancia del cuidado oral canino, por eso programó un chequeo con un dentista veterinario. Durante una entrevista relató como fue que Fritz se molestó con ella.

¡Hice una cita para limpieza porque es mi mejor amigo y quiero que viva todo el tiempo que pueda!

Después de recoger a Fritz del veterinario, este lomito no mostró la emoción que siempre expresaba cuando la veía.

wp-block-quote">

Cuando abrieron la puerta, él simplemente… no estaba emocionado.

Le hizo ‘la ley del hielo’ durante todo el camino

Durante todo el viaje a casa Fritz ignoró a su dueña, se negó a hacer contacto visual y además estaba tenso y enojado por todo lo que le hizo pasar… Tiene que ser realmente duro ver que la persona que te ama te mienta de esa manera, ¿verdad?

El sentimiento no fue muy duradero

Después de que llegaron a casa, a Fritz le regresó su buen humor. Al día siguiente cuando se le pidió que subiera nuevamente al auto no estaba muy seguro de a donde irían, tampoco se sentía tan emocionado como normalmente lo está. Una vez dentro la miró con rostro de sospecha. Pero cuando llegaron al parque su sonrisa se hizo enorme. Tal vez la desconfianza de Fritz dure un par de meses más, pero no podemos culparlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here