Prevención. Un estudio reveló que las 23 veces por hora en promedio que nos tocamos la cara, muchas veces involuntariamente, incrementan exponencialmente la posibilidad de contagiarnos del letal coronavirus. Ante este reto, ingenieros peruanos dan la talla con soluciones tecnológicas.

Egresados de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) crearon así  el ‘brazalete anticontagio’, que emite un sonido de alerta y vibración cuando detecta que las manos se están acercando al rostro para evitar el contacto.

“Según diversos estudios, tocarse la cara es la principal forma de contagio, ya que todos evitamos estar cerca de otras personas (con el distanciamiento social), pero seguimos tocando objetos como el plástico y el acero, superficies donde el virus puede vivir varios días”, dice el coordinador del grupo técnico de egresados de la UNI GT-Analytics, Iván Robles.

Robles resaltó además “un estudio del 2015, basado en observaciones a estudiantes de Medicina en Australia, el cual determinó que, incluso ellos, no podían dejar de tocarse el rostro y llegaron incluso a hacerlo 23 veces por hor

a”.

El proyecto fue desarrollado por el especialista electrónico Miguel Segovia y el ingeniero mecatrónico Carlos Miranda, junto a Robles. Su precio en el mercado oscilaría entre 30 y 40 soles. El proyecto es financiado por algunas empresas. “Pero nos encantaría, también, que el Estado nos ayude”, señaló el coordinador.

Para la fabricación de los dispositivos, el equipo contó con un permiso de tránsito especial para poder comprar los materiales, en vista del aislamiento social obligatorio. Ahora Robles espera que el brazalete pueda ser “producido y distribuido, a gran escala” por el Estado.

De esta forma, confía en que esta creación “sea un ejemplo de lucha contra el COVID-19 en el mundo” y contribuya  a “evitar miles de contagios y, de esa forma, a cortar la cadena de propagación”. “No tenemos la intención de patentar este producto, la idea es salvar vidas”, aclaró.

Incluso señaló que han pensado en elaborar un tutorial para difundirlo en redes sociales y que “las personas con ciertos conocimientos en mecánica puedan construirse un brazalete en casa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here