Kyun Pila es una isla paradisíaca que se encuentra a seis horas en bote de Myanmar, la capital de Birmania. El archipiélago está formado por muchas islas habitadas por algunas minorías étnicas, mayormente malayos. Su gran atractivo es el turismo, sobre todo para aquellos amantes del buceo. Los turistas mayormente son tailandeses, aunque también puede haber habitantes de Europa ​que llegan en búsqueda de aventuras.

Este fue el caso de Natalie Poole, una mujer de 35 años que llegó a este lugar recóndito para vivir un sueño que, con el paso de las semanas se transformó en pesadilla. Junto con otras cuatro personas, quedó varada en la isla luego de que estallara la pandemia por coronavirus ​y todas las actividades cerraran por el confinamiento.

La mujer que vive habitualmente en Ashburton, una localidad situada en el condado de Devon, en Inglaterra​, hace dos meses que está varada, en medio de un lugar agreste, obligada a sobrevivir como náufrago y sin ayuda.

mehacefeliz.com/wp-content/uploads/2020/05/la-mujer-hace-dos-meses___w2sNnPuPF_720x0__1.jpg?w=720&ssl=1 720w, https://i1.wp.com/www.mehacefeliz.com/wp-content/uploads/2020/05/la-mujer-hace-dos-meses___w2sNnPuPF_720x0__1.jpg?resize=300%2C154&ssl=1 300w, https://i1.wp.com/www.mehacefeliz.com/wp-content/uploads/2020/05/la-mujer-hace-dos-meses___w2sNnPuPF_720x0__1.jpg?resize=696%2C358&ssl=1 696w" sizes="(max-width: 696px) 100vw, 696px" />

En su nuevo “hábitat” es habitual convivir con escorpiones, serpientes, jabalíes y lagartos monitores. Natalie reveló: “Lo más difícil para mí fue no saber cuánto tiempo estaremos aquí”.

El grupo había llegado a este lugar remoto para proteger un arrecife de Coral incentivados por una organización ecologista, de la que forman parte. Pero el barco que debía llegar a recogerlos como última fecha el 5 de mayo desde Tailandia fue cancelado y allí se quedaron. “Sólo estamos tomando las cosas día tras día. Obviamente tenemos familia en casa que nos está esperando”, contó en su cuenta de Facebook​. 

“Por favor, ayúdenme a llegar a casa. Hay un barco que sale de aquí el lunes 18 de mayo pero no me dejarán desembarcar en el continente si no tengo boletos de avión reservados para volver a Inglaterra”, suplicó la mujer, que está en la isla desde el 19 de marzo. 

“Puedo esperar un poco más, pero si el clima cambia aquí, el viaje en bote podría volverse imposible” Natalie, quien también es instructora de buceo, ahora debería regresar a Gran Bretaña antes de trabajar como maestra de escuela de verano.

El grupo con el comparte la odisea no ve la hora de partir. Mientras tanto, sin lugares para alojarse y el único resort cerrado por la pandemia, debe dormir en un campamento improvisado con cañas de bambú.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here