Con la crisis de coronavirus uno de los sectores más afectados es el del ocio y el entretenimiento. Teatros, festivales, conciertos… y salas de cine. Todos han tenido que cerrar y su condición de evento multitudiario hace que su vuelta sea complicada. ¿Cuándo volverán los cines? Poco se sabe del calendario de reapertura, y las salas tradicionales temen que 2020 sea un año tirado a la basura. Ya piensan medidas de seguridad para conseguir abrir lo antes posible, pero el horizonte no parece claro.

Pero dentro del nubarrón hay quien lo ve un poco más claro, y son los autocines. Los cines al aire libre en los que uno acude con un coche pueden ser la salvación de la industria tras la crisis del coronavirus, y todo indica que podrían abrir antes que el resto de salas e ir ofreciendo una sensación de normalidad. Que la gente, al menos, pueda ir con su vehículo a ver una película. Tienen a favor que se podrían cumplir fácilmente las normas de distanciamiento social, ya que los espectadores acudirían en parejas (tres como mucho) y no saldrían de su coche ni tendrían contacto con nadie.

No es una locura, de hecho en Alemania no han cerrado a pesar del confinamiento y de que las salas tradicionales sí que lo hayan hecho. De hecho, el Autokino Essen se ha convertido en un éxito desde entonces. Desde comienzos de marzo ha vendido todas sus entradas, y no parece que el interés vaya a caer a pesar de que no proyectan películas de éxito, ya que la industria ha paralizado sus estrenos. La primera semana de abril proyectaron Manta Manta, una comedia alemana de 1991 que vendió los 500 tickets disponibles.

A la gente no le importa, quieren poder ver una película, y lo demuestra el éxito de otro de esos autocines en Alemania, el de Colonia, que vende los 250 espacios que pone a la disposición (normalmente entrarían 1.000 coches que han reducido por seguridad). Alemania no es el único país que ha visto el resurgir de los autocines en plena pandemia del coronavirus, también Corea del Sur. En Cine 80, uno de los locales que ofrecen este servicio en Daegu, pudieron mantenerse abiertos a pesar del cierre de salas tradicionales y vieron como sus ventas aumentaban el 20% proyectando películas pasadas como Judy.

Tanto en Alemania como en Corea, las autoridades se han dado cuenta de que es una buena forma (y segura) de ofrecer ocio en una situación complicada, y que están colocando instalaciones en párkings y explanadas para que la gente pueda ir con sus coches a ver una película manteniendo el distanciamiento y las medidas de seguridad que obliga cada gobierno.

Nuestros clientes vienen en coche, no tienen que salir de él. Llegan se posicionan delante de la pantalla e incluso les llevamos la cena al coche, respetando la distancia de seguridad

Pero, ¿qué pasa en España? Pues bien, en nuestro país hay cinco autocines actualmente. En Alicante, Valencia, Gijón, Getxo y Madrid, y aunque todos mantienen sus locales cerrados, el de la capital ya se prepara para poder abrir. Una de las propietarias, Tamara Istambul, reconoce que tienen una “situación de incertidumbre absoluta y no me atrevo a decir cuándo podemos abrir”, pero es algo optimista ya que sabe que “nuestro modelo de negocio parece ad hoc para convivir con este tipo de virus”. “Nuestros clientes vienen en coche, no tienen que salir de él. Llegan se posicionan delante de la pantalla, sintonizan la emisora e incluso les llevamos la cena al coche, respetando la distancia de seguridad. No hay contacto con empleados ni con otros clientes. Tenemos una ventaja competitiva, así que estamos asistiendo a un resurgimiento de los autocines en el resto del mundo”, explica a EL ESPAÑOL.

No será una apertura ‘normal’, y aunque el autocine ya sea un lugar más seguro, “extremaremos las medidas”. “Por ejemplo, el restaurante lo mantendremos cerrado y solo se servirá en el vehículo. Hemos limitado el número de adultos por vehículo, solamente dos y niños, en el caso de que los hubiera. Le hemos dado muchas vueltas, pero es que nuestro modelo de negocio ya venía con facilidades para estas medidas especiales. Tenemos distanciamientos entre coche y coche, no hay contacto con otras personas, no habrá pago en efectivo y todos se hará por venta online”, explica Istambul.

Tenemos distanciamientos entre coche y coche, no hay contacto con otras personas, no habrá pago en efectivo y todos se hará por venta online

Ella mira al futuro, y de hecho ya vende entradas (sin día concretado) para el regreso. Será la película más popular que han proyectado y la que más piden sus seguidores: Grease. “Hemos sacado ya a la venta las entradas, sin fecha concreta, a la espera de saber cuándo se abrirán las puertas. Las entradas están volando y eso es síntoma de la gente tiene ganas de hacer cosas y de salir y creemos que los autocines son una alternativa”, dice con ilusión.

“Estamos intentando ser esa opción de cultura y de ocio segura para Madrid y estamos llamando a muchas puertas para que consideren esa alternativa”, añade. Para ello han escrito al ICAA pidiendo que consideren dejarles abrir cuando la situación se normalice, algo que también están pidiendo cines de otras ciudades del mundo, como Nueva York. Medidas para intentar sobrevivir a esta crisis que “nos está afectando como a cualquier empresa de ocio y entretenimiento, como a todas las del sector, con el añadido de que somos una empresa joven, de reciente creación, y aun tenemos endeudamiento en las espaldas. Pero somos valientes y fuertes y cualquier crisis tiene que sacar lo mejor de nosotros. Nos estamos reinventando”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here