“¡Estás loca, te va a pasar algo!”  Es lo que me decía mi amiga mientras hacíamos Skype un miércoles por la tarde.  Esa era su reacción luego de contarle que estaba viajando a dedo por Tailandia, mientras ella se horrorizaba yo ni me inmutaba. “No entiendo”, me decía a mí misma, ¿Por qué tanto escándalo?

Un 04 de Mayo decidí hacer a dedo la ruta Malasia-Tailandia. El trayecto solo era de 8 horas y el bus costaba solo US$20. ¿Por qué decidir ir a dedo si el costo del transporte en el Sudeste Asiático, en especial en Tailandia es barato?

Cuando decidí empezar mi tramo a dedo solo tenía en cuenta una cosa: perder el miedo a lo desconocido. No puedo mentir, no tenía una idea exacta de por qué quería ir a dedo, una parte de mi quería retarme y la otra parte buscaba la adrenalina de vencer mis miedos.

Salí a las 7:00 am con mi mochila y un papel que decía “FROM PERÚ ACROSS ASIA”, sí, soy una peruana que renunció a su trabajo y decidió ir a conocer el mundo.

I've been hitchhiking in SA and loving every moment ! I knew that there is kindness in this🌎. It was more than incredible to see how many peoples were trying to help me to get to my next destination even tho they don't speak English or Spanish. Every day I learn more about myself and the world. I learn that there is more to see that what society tells you. Just look at this 👮 helping me hitchhiking in Thailand 🔝👀🤷🏻‍♀️😱🔥🌍👏🏼! I 😴 happy tonight !!! #nofilter #viajosola #travellife #travelphotography #travelgram #happy #happyland #hitchhikingghosts #hispanictravelbloggers #viaja #viajar #peruvian #viajosola #moments #magical #inspired #instagood #instadaily #travelgram #travelphotography #travelgram #thailand #maehongson #adedo #feliz #motivacion

A post shared by Karla ✈️🌎 (@mimochilayyo6) on

No pasaron ni 10 minutos y dos chicos de Francia me ayudaron a llegar a mi destino, luego de perder el miedo y aventurarme más empecé a darme cuenta que el peligro está en todos lados.

Así que pensé, que el bus que me lleva a “x” lugar me podía pasar lo mismo que me pasaría yendo a dedo, nunca tuve miedo, sí desconfié un par de veces pero las personas en Tailandia son genuinamente amables y están dispuestos a ayudarte.

Luego de la primera experiencia, recorrí todo el Sur hasta el Norte a dedo, donde me recogieron autos, motos, camiones, pick ups y más.

Donde no solo compartía la ruta, sino las experiencias de mis viajes, es así como conocí a personas interesadas en saber sobre mí, sobre mis proyectos y mis anécdotas. Dispuestos a compartir todo conmigo, ¡era increíble!

Poco a poco me di cuenta que no hacía autostop porque era amigable para mi billetera, lo hacía por las experiencias vividas: como cuando los locales me ayudaron a conocer Phi Lanka, o cuando el policía me ayudaba a seguir mi ruta a dedo. Hacer autoestop me ayudó a eliminar mis prejuicios y la idea de las barreras culturales, me ayudó a entender que al final tenemos algo en común:

SOMOS SERES HUMANOS DISPUESTOS A AYUDARNOS LOS UNOS A LOS OTROS

Antes de terminar quiero agradecer por la oportunidad que me dan de compartir mi experiencia.

Uno de los objetivos de mi viaje es motivar a más hispanohablantes, en especial mujeres, a conocer más nuestro mundo.

¡Saludos viajeros desde Camboya!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here